sábado, 23 de diciembre de 2017

Un Clásico a deshoras.

Son las 4:2o de la madrugada aquí en Guatemala y ya estoy despierto. Aún faltan casi dos horas para el partido pero los nervios de no despertar a tiempo no me dejan dormir. He quedado con mi cuñado de Kentucky ( Estados Unidos ) para ir a verlo a un restaurante. ¡A las 6 de la mañana! Pero si aún no están puestas las calles, estas no son horas de ver el fútbol pero aquí en Chapinlandia son de otra pasta y a pesar de la hora los restaurantes estarán abiertos y llenos viendo el Clásico. Habrá de los dos bandos pero con mayoría culé. Pero esta gente tendrá que hacer su esfuerzo todo para que los chinos y japoneses estén contentos. Me parece un gran desprecio a esta maravillosa afición americana. Pero ya lo decía Quevedo:

Pues al natural destierra,
Y hace propio al forastero
Poderoso caballero

Es Don Dinero 

Poderoso caballero 
Es don Dinero.

Mientras en España estamos tomando el aperitivo y en América a penas sale el sol, hoy la Liga se olvida del espectador español pero sobre todo del americano solo pensando en el Yen y en el Yuan. Volvemos al nuevo Bienvenido Mr.Marshall chino-japonés.

Os recibimos con alegría,
¡Ole mi mare!, 
¡Ole mi suegra y Ole mi tía! don Dinero.

1 comentario:

  1. Me alegra que hayas vivido un clásico en mi bella Guatemala, en chapinlandia somos geniales.
    Dejame decirte que para los que vivimos en Asia fue una maravilla que nos tomaran en cuenta y pusieran un horario tan maravilloso, lo que si es que en Taipei, donde vivo, fueron muy pocos los restaurantes o bares que lo transmitieron. Muy feliz navidad y Visca Barca!
    Alejandría Perez

    ResponderEliminar